SALVADOR PLIEGO – POESÍA

Archive for the ‘Caballo’ Category

Sobre la tierra se prende un jinete que corre.
La luna desata sus manos y enseña navajas
al estruendo de un duro galope.

El berrido de sombras se desplaza para no desbocarse,
y las amarras sujetan al corcel que se enfila en recta
hacia la perene hondonada.

Un relincho asecha a la noche.
Sobre la montura, un crespón se levanta en bandera,
y el polvo olfatea el abismo
que al caballo le jala y alcanza.

En el aire, las herraduras se crispan
y caen como galopes en llamas,
cuando, desde la noche, la luna desata sus manos
y, mostrando navajas, al jinete le abrazan… redoblando su marcha.

Salvador Pliego

El que guste leer alguno de mis libros,
lo puede bajar gratis haciendo clic en la
imagen del libro del lado derecho.
Si les gusta lo pueden circular entre sus
amistades libremente.

– – – – – – – – – – – – –

Etiquetas: , , , ,

¿Quién galopa a la bruma oscura?
No un corcel, ni el guante cetrino.
Allá el pueblo se agita con el retumbar de cascos.
¡Nadie ve al caballo!
¡Nadie las espuelas que retiemblan y crepitan!
¿Quién lleva las riendas y las herraduras puestas?
¿Quién amartilla el acero y golpea el casquillo?
¡Nadie ve al caballo!
No se ve la sombra de un corcel que atice,
mas se escucha el relinchar que atruena.
¡Nadie ve al caballo!
La arena se prende. La luna se esconde.
Sobre la montaña, hogueras de gritos
se arden y tiritan de espanto.
Y el galope corre cercando establos.
El pueblo se tapa oídos y se cubre los ojos.
La bruma oscura espolea casquillos.
¡Nadie ve al caballo!

Salvador Pliego

El que guste leer alguno de mis libros,
lo puede bajar gratis haciendo clic en la
imagen del libro del lado derecho.
Si les gusta lo pueden circular entre sus
amistades libremente.

– – – – – – – – – – – – –


Corred las llanuras

I
Los corceles de oro
-blancos jinetes y el nudillo encrespado-,
por la explanada retumban, por las gradas,
por el reborde del llano.

¡Seguidles el paso, jinetes de alzada!
¡Juntadles los pechos a que amartillen la tierra!
Batallones certeros, escuadrones ardidos,
llanuras de nadie al tambor de casquillos.

¡Jamás sea la muerte el jinete a galope!
¡Jamás sea el lancero un clarín sin florete!

Hasta la minería, hasta la frazada roja,
hasta el puñado de la remota pradera:
¡todas las llanuras al sonar de vihuelas!,
¡todos los jinetes con su empuñadura!

¡Salid cabalgando a lomo de estrellas!
¡Trotad como nunca, hidalgos, la altura!
¡Entregad los galopes, entregad toda el alba,
entregad con la estela la tierra excitada!

¡Jamás sea la muerte el galope que aturda!
¡Jamás sea la nada el relincho que atrona!

¡Agitad con el puño el crespón por bandera!
¡Alzad espolones, vencedores de guerras!
¡Jamás sea el jinete la muerte que trota!

II
Arriaba la muerte un caballo de bayo pelaje.
En su cintura postraba su dura tarea,
tan dura como la hosca osamenta que le atornillaba.
Un hombre, a lo lejos, tan sólo miraba.

Carga de sombras era lo que le postraban,
y el peso, al caballo, su muslo doblaba.
A lo lejos, un hombre, sólo le miraba.

Con la reata en la sien y el hocico anegado,
se crispaba el flagelo que le atizaba
y una llanura de zarzas por él relinchaban.
Un hombre, a lo lejos, tan sólo miraba.

Fallecida, al fin, la guadaña,
el hombre se fue al caballo;
liberóle el borrén, la cuña y el asiento;
el puente y las riendas también.
Y montado en el dorso, a duro galope,
la vida se alzó.

III
Que hay un corazón de agua
que galopa y galopa.

Y cuando late, su pulso de océano
iza las velas donde nace la sal.

A veces el hombre le suele encontrar,
y apunta su pecho más allá de la mar.

Salvador Pliego

El que guste leer alguno de mis libros,
lo puede bajar gratis haciendo clic en la
imagen del libro del lado derecho.
Si les gusta lo pueden circular entre sus
amistades libremente.

– – – – – – – –


Blancas dunas, blancas flautas,
la cuerda apretada y la herradura que arrastraba.

Blancas velas, blancas cerdas,
mantas blancas que el lomo le azoraban.
Sobre el cuello la luna le colgaba.
La brisa en la crin se le montaba.
Blancas noches y blancas las montañas,
y blancas las sombras que al correr
él siempre las saltaba.

La herida del sol iba en su lomo
y una cicatriz de cielo le arropaba.
¡Ay!, blancas cuerdas, blancas reatas,
la montura blanca y blanca la solana.

Al galope de la tierra sus aceros retumbaban.
Blanca senda llena de bengalas,
y más blanca la alborada que cruzaba.
A lo lejos sus alas le sangraban:
blanca sangre y blanca el agua que fraguaba,
y más blanca la estela que dejaba.

Aire del aire, que al aire le zumbaba.
Un corcel que relinchaba
y las alas, sin cuerpo, al sinfín se incorporaban.
¡Ay, las alas del corcel cuando planeaban!
¡Eran blancas, blancas, las alas hechizadas,
y la herida más blanca que la nada!

Blanca aura y blanca la cañada,
blanca pluma y blanca su cortada.
El sol ardiente que al lomo le sangraba
y sus alas, que un día, al moverlas,
se fueron sin volarlas.

¡Ay del corcel en tierra que sólo les miraba!
Blanca luna y blanca la herida en su mirada,
blanca la tristeza al sentir se le escapaban.
Y la sangre en sus pupilas porque no les alcanzaba.

Salvador Pliego

El que guste leer alguno de mis libros,
lo puede bajar gratis haciendo clic en la
imagen del libro del lado derecho.
Si les gusta lo pueden circular entre sus
amistades libremente.


Contador de Visitas

  • 481.320 Visitas

Autor de todos los poemas: Salvador Pliego

Poemarios y cuentos

Si alguien desea leer alguno de mis libros dele clic a la imagen del libro y se abrirá en formato pdf. Lo pueden guardar como archivo en sus computadoras. Salvador Pliego

Un día de flores

Poesía AMLO

Cantos desbordantes

  • Hilada a mi corazón la quiero

  • Cantos desbordantes

  • Niños de la calle

  • Corcel de luz y plata

  • Corcel de luz y plata
  • ¡Lázaro, levántate y anda!

  • ¡Lázaro, levántate y anda!
  • Usted que me enamora

  • Usted que me enamora
  • Ayotzinapa: un grito por 43

  • Ayotzinapa: un grito por 43
  • El jardinero

  • El jardinero
  • 14 de febrero

  • 14 de febrero
  • Felicidad

  • Felicidad
  • Autodefensas comunitarias

  • Autodefensas comunitarias
  • Poemitas enamorados

  • Poemitas enamorados
  • Evocación de pájaros

  • Evocación de pájaros
  • Poemas de desamor y olvido

  • Poemas de desamor y olvido
  • Letras del buen humor

  • Letras del buen humor
  • Crepitaciones. Libro ganador del primer lugar del Primer Concurso Literario Andrés D. Puello

  • Crepitaciones
  • Arterias de la tierra

  • Arterias de la tierra
  • Poemas de amor y de bolsillo

  • Poemas de amor y de bolsillo.jpg
  • El libro de los besos

  • Los niños

  • México

  • Libertad

  • Libertad.jpg
  • Bonita… Poemas de Amor

  • Bonita-poemas de amorrosita1.jpg
  • Encuentro con el Mar

  • Encuentro con el Mar.jpg
  • Aquellas Cartas de Amor

  • Los Trinos de la Alegria

  • Claro de la luna

  • Flores Y Espinas